Abriendo los ojos internos, sin límites frente a la vida

unnamed-3-4.jpg

Ana Lucía es un claro ejemplo de que pese a tener una discapacidad, una persona puede desarrollarse plenamente. Graduada con honores de secundaria, universidad y maestría, se ha destacado siempre. Es altamente capaz, alegre y está en paz con la vida. No se queja de pequeñeces, más bien agradece sus dones y los eleva a su máxima expresión. Su papel más importante, hoy en día, es ser madre. Read more

scroll to top