Epifania, la guerrillera del Chagres

Epifania-del-Chagres-263x400-1.jpg

Adán Castillo Galástica dirigente de la Asociación Federada del Nido de Águilas, directivo de la Federación de Estudiantes de Panamá y líder de la Generación del 58. Siempre institutor y patriota.

Por Ricardo Arturo Ríos Torres                           

   Hay libros que nacen en el momento justo, con un significado trascendente para el entorno social que los acoge, el efecto es como la lluvia primaveral en tierras áridas.

 Epifania del Chagres, tiene un mensaje subyacente y anímico que me impactó, lo leí días antes de conmemorarse el cincuentenario de la Gesta de Enero de 1964. Mi alma era un torbellino de sentimientos encontrados. Lloré de emoción.

   Adán Castillo Galástica es un patriota, siempre institutor, periodista y ecologista por excelencia.  El dirigente de la Generación del 58, combativa, mártir y heroica, es un hijo del Quijote.

   Adán, como escritor, teje y reteje los sentimientos, recuerdos e imaginativos como lo hizo Penélope.

   Epifania del Chagres coincide con los 100 años de la apertura del Canal de Panamá y con los 50 años de la épica de la Soberanía. No es casual ni coincidencia, es la encrucijada que los dioses propician para que reaccionemos ante las injusticias y los designios incomprensibles. La novela testimonial es un compendio temático  del acontecer histórico de una nación aluvional como la panameña. Sigue el estilo de Rogelio Sinán con la Isla Mágica.

   Adán recorre las huellas del tiempo y los caminos vividos con espíritu contestatario. La prosa es hermosa, el diseño fluido y pintoresco, pleno de fragancias inéditas, insólitos nutrientes como el legendario maná bíblico.

   La trama y eje nuclear gira en torno al despojo de los nativos del gran valle del Chagres, enfrentados a inconcebibles vicisitudes, suicidios y atropellos, víctimas de la voracidad del Coloso del Norte. La inundación y consiguiente embalse de Gatún provocó una fractura  abismal en los seres humanos que habitaban en escenarios bucólicos y tentadores.

 Los hijos del Chagres vivían en un paraíso sin serpientes. Los árboles gigantescos de cuipos, madroños, guayacanes, espavé, javillos y corotúes anidaban mariposas, pájaros y una fauna de siglos; todo desapareció al igual que los poblados centenarios.

   Adán desdobla el alma y vuela como el mítico Ícaro al laberíntico pasado a encontrarse con fantasmas, las lágrimas son volcánicas.

   El que ama el terruño tiene siempre presente dolores y alegrías. Adán, con puntualidad cervantina, traza pinceladas de la expedición delictiva de Henry Morgan y la destrucción de la ciudad de Pedrarias. La complicidad de los esclavos, las negras domésticas y los cimarrones con la piratería favorecen el asalto al primer emplazamiento europeo en el Pacífico americano.

 Adán se refiere al camino de hierro intermares, el ferrocarril ístmico y la fiebre del Gold Rush con el trasiego del oro californiano y la podredumbre humana, con  Aspinwall, Run Runnels y una compañía con el afán  de engullirse el tan codiciado territorio transístmico y el consecuente Incidente de la Tajada de Sandía, primera asonada popular contra el imperio de Wall Street.

  La Guerra de los Mil Días lo apasiona, el olor a pólvora está presente en la región chagreña. La cholada está con Victoriano Lorenzo. Belisario Porras, Guillermo Andreve, Domingo Díaz, Manuel Quintero Villareal, Domingo de la Rosa y muchos otros valientes se enfrentan a los godos. La sangre de los panameños se derrama a raudales. Y las águilas imperiales fusilan a Victoriano con la traición de la elite dominante.

   El Panamá Cede, la separación del Istmo de Colombia, el Canal Zone, nos deja atrapados en una vorágine de grandes intereses. Goethals es el nuevo procónsul. Los Rough Riders  son los forajidos que imponen el nuevo orden. Las familias privilegiadas que alientan la secesión se benefician con los grandes negocios: surge la corrupción con desfalcos y asaltos al tesoro público.

   Adán introduce el lenguaje folclórico con humor, picardía y el sabor campesino y el lenguaje descriptivo con hermosas metáforas.

  La novela nos descube los recónditos parajes del alma de  Conchita, Angelita, Elsa, Paola, Glorysa y Epifania. Las damas de Adán Castillo, como las del Quijote, son de sensibilidades extremas.

   Epifania es una mujer bellaca, telúrica, es la legendaria combatiente de El Arado, el Picacho, Barbacoas, San Pablo, Buena Vista, Ciri Grande, Trinidad, el Cacao. Epifania es la Teniente Fanny con su famosa Niña Pola.  

  Adán, el revolucionario, afirma estamos construyendo una Patria, sin aguas negras corriendo por las calles, sin basura por los callejones donde los gallinazos y los perros no sigan siendo los policías sanitarios, sin fraudes e injusticias sociales.

    Epifania, la de la Niña Pola, la máuser 30-30 de la guerra junto a Victoriano Lorenzo contra los godos, la tiene lista contra el capitán John Armendáriz y sus chombos. La teniente Fanny y la carabina están en vela a la espera de la expansión imperial que los desalojará de su querido Valle del Chagres. Fanny, la guerrillera le grita al viento, ¡estámos en guerra!

  Un silencio brumoso, se extiende intimidante, sobre el Valle del Chagres ya sumergido en las profundidades de las aguas de nuestro Padre Río. El gran río Chagres, multiplica en millares de ecos las voces de los que allí anidaron  sudores, trabajo, amores e ilusiones, El Chagres es Panamá.

Referencia Bibliográfica

Castillo Galástica, Adán. Epifania del Chagres/ Panamá: Imprenta Articsa, 2013. il. Está en la Biblioteca Nacional.

 Agosto de 2018.

Hoy en la historia: ¿Quién fue Rommel Fernández Gutierrez?

5ede54a7-d3e0-4216-afe8-0018b3f8a714.jpg

Por: Abdiel De León

(6 de Mayo 1993, Aguilucho por siempre)

Una de las principales pasiones en Panamá es el fútbol, ver la selección nacional ganar es de gran emoción, también saber que nuestros compatriotas que estan en el extranjero triunfan goleando, dejan en alto el nombre de nuestro país.

Sin embargo en el corregimiento de Juan Díaz, en la capital de Panamá está ubicado en la ciudad deportiva el principal estadio de este tan gustado deporte que lleva su nombre, en su honor (Rommel Fernández Gutierrez).

Por ello es bueno destacar que desde sus primeros tiempos fue ganando poco a poco auge y apoyo la selección nacional con la denominada «Marea Roja».

Es allí que aparecer en la selección nacional la figura de Rommel Fernández.

Por eso en honor al «Panzer» como lo apodaban, mostramos parte de su historia poco conocida por muchos.

Fernández, oriundo del humilde barrio de Plaza Amador, en el corregimiento de El Chorrillo, ingresa como estudiante de Secundaria al glorioso » Nido Águilas » (Instituto Nacional de Panamá).

Rommel, en el Instituto Nacional, se convirtió en integrante destacado del FER-29, dentro de la Asociación Federada AFIN, ocupando la secretaría de deporte donde se dedicó a organizar los seleccionados, equipos que competirían entre sí, para luego representar a los aguiluchos en los juegos Inter colegiales.

El dirigente en su onceno siempre sobresalió por su destreza deportiva en el seleccionado institutor.

Fue desde entonces que dió pie a alcanzar la cuspide que lo llevó a escalar; Fernández participaba activamente también en los juegos inter barriales, logrando demostrar una gran capacidad futbolistica, se presentó siempre por ser un joven muy humilde, respetuoso y caballeroso, así lo veían sus compañeros y amigos.

En Plaza Amador fue donde realizó sus primeros grandes triunfos a los 4 años de edad.

A los 15 años jugó con Atlético Panamá y luego con Alianza F.C. en el ámbito local, en el año 1986 logró burlar a los organizadores del «Mundialito» de la Emigración y viajando así a Tenerife, España, en dicho torneo Rommel logra impactar a los observadores del Club Tenerife, que era de formación en ese entonces de la segunda división.

En su primera etapa marcó ocho goles, ganándose el cariño de la región tinerfeña, luego en la segunda temporada sumó un total de 19 aciertos colocándolo en la línea de ascenso del club hacia la primera división.

Rommel estuvo con el equipo de la isla Santa Cruz de Tenerife, en España hasta la campaña 1990-1991 luego fue comprado por el Valencia C.F.

Fernández fue titular internacional con la Selección de fútbol de Panamá, en la eliminatoria rumbo a la Copa Mundial de Fútbol de 1994 realizada en Estados Unidos.

De esa forma lo destaca Rocilyeth Álvarez, compañera y simpatizante de la figura de Rommel. «Hace años te fuiste dejando en nosotros un vacío, pero manteniendo hasta hoy el espíritu y unidad de aguiluchos Generación ’85, que compartimos contigo grandes momentos en las aulas del Instituto Nacional. Como compañero de clases y amigo te recuerdo como una excelente persona y muy especial con las chicas del salón. Eres un gran ejemplo a seguir por la nuestra y muchas generaciones más. Te queremos Rommel».

LA TRAGEDIA

El jueves 6 de mayo de 1993, teniendo tan sólo 27 años de edad, fallece en España, Rommel Fernández Gutierrez, el destacado Selecionado Nacional de fútbol de la República de Panamá.

Llegó internacionalmente también como seleccionado a jugar en el «Club Deportivo Tenerife», donde recién ascendido fue fichado al mostrar su destreza, dando marcó a realizar 23 goles en dos años, el Valencia CF pagó para que hiciera tándem con el búlgaro Penev, marchó cedido al Albacete Balompié. Falleció trágicamente en un accidente automovilístico en Tinajeros, Albacete, Castilla de la Mancha, luego de haber participado de un almuerzo. Los reportes de la época describen que a las 15:30 p.m. el vehículo de Rommel se salió de la calzada, el deportista había perdido el control de su Toyota Celica, chocó un árbol y su cabeza golpeó su cabeza la estructura. Su primo Ronny Rojo también viajaba con él, pero no le pasó nada, saliendo ileso del trágico choque.

El Legado de Agustín Colamarco

unnamed-1.jpg

Dr. Eduardo Flores Castro


Catedrático de la Universidad de Panamá

En 1903, la Junta de Gobierno de la nueva República, crea la Secretaría de Instrucción Pública la cual otorga becas para formar los profesionales que requería la Nación. Entre los becados para estudiar matemática estaban Fermín Naudeau, quien viajó a Chile, y Luis Ramón Salvat y Sebastián Gilberto Ríos, quienes estudiaron en Alemania.


El presidente Belisario Porras, en 1913, crea el Curso Profesional de Matemática con el propósito de preparar personal docente para la enseñanza a nivel medio. Esta fue la primera etapa en la gestación de la actual Universidad de Panamá. Este curso graduó a cinco profesores panameños con formación en la enseñanza de la matemática.


Agustín Colamarco nace en un pequeño poblado del sur de Italia el 7 de febrero de 1914. Ese mismo año su padre viaja solo a Panamá para radicarse en la novel república. A la edad de 12 años llega a Panamá con su madre e ingresa al Colegio La Salle. Unos años después, es enviado por su padre a Italia para culminar sus estudios; allí se gradúa de Maestro, de Licenciado en Ciencia e Ingeniero de Construcción.


La Universidad Nacional de Panamá fue inaugurada en 1935 con el Dr. Octavio Méndez Pereira en la rectoría. Como era natural, en este momento muy pocos panameños tenían títulos universitarios de matemática para ocupar esta cátedra, por esta razón, el Rector nombró a los ingenieros Antonio Sucre, Manuel Patiño y Alberto de Saint Malo para la enseñanza de esta disciplina.


La Universidad trataba de ajustar su estructura para responder a las necesidades pedagógicas del país. Con este espíritu, en el año 1944 se crea la Licenciatura en Matemática y Física. En este periodo, se gradúan los primeros Profesores de Segunda Enseñanza con Especialización en Matemática y Física. Ellos fueron: Benigno Argote, Berta Zurita de Francechi, Josefa Lutrell y Ana Méndez. La profesora Francechi laboró en el Instituto Nacional. El profesor Argote crea el Instituto Doraz, primer colegio secundario en Boquete; hoy día un colegio secundario en Alto Boquete, lleva su nombre.


Terminada la Segunda Guerra Mundial, El Profesor Colamarco estudia el doctorado en matemática en Italia, y en 1949 estaba de vuelta en Panamá. Aquí labora como profesor de matemática durante dos años en el Colegio Félix Olivares de David. Posteriormente, enseña en el Instituto Nacional, y en 1955 se incorpora al cuerpo docente de la Universidad de Panamá en donde alcanza el puesto de Jefe del Departamento de Física y Matemática.

En este cargo, impulsa una reforma al Plan de Estudios de la Licenciatura en Matemática y Física, en donde se introduce por primera vez cursos de Análisis Matemático. En 1961, realiza otra transformación revolucionaria al Plan de la Licenciatura, incorporando las asignaturas de Programación y Cómputo Electrónico, Lógica Matemática y Álgebra Lineal.


De 1962 a 1965 se dieron algunas actividades a lo interno de la Facultad de Ciencias que habrían de incidir profundamente en la formación de los futuros científicos del país. Las antiguas escuelas mixtas se separan en: Escuela de Matemática, Escuela de Física, Escuela de Química y la Escuela de Biología. Al Dr. Colamarco le correspondió la responsabilidad de ser el primer Director de la recién establecida Escuela de Matemática; en donde crea las secciones de Álgebra, Análisis, Geometría y Matemática Aplicada.
El Maestro Colamarco hizo grandes aportes al mejoramiento de la enseñanza de la matemática en nuestro país.

Escribe su primer texto “Geometría para el Primer Ciclo” en 1952. Publica varios libros de Aritmética y Geometría en colaboración de los profesores Bernardo Lombardo, Alejandro Sáenz y Nariño Rivera. Luego escribe nueve Lecciones de Aritmética, Álgebra y Geometría que incluían toda la escuela primaria hasta el cuarto año de la escuela secundaria. Las nuevas corrientes mundiales en la enseñanza de las matemáticas, fueron rápidamente implementadas por el Dr. Colamarco en Panamá, en este sentido escribió el libro “Introducción a la Teoría de Conjuntos para Maestros de Enseñanza Primaria”.

A nivel universitario publica seis Lecciones entre 1965 y 1972. En total, escribió alrededor de 20 obras entre libros y folletos, que se usaban hasta en escuelas de Centroamérica y Ecuador.


La visión del Profesor Colamarco quedó plasmada en uno de los objetivos de la Escuela de Matemática de la Universidad de Panamá, que a la letra decía: “Analizar y estudiar el impacto y la trascendencia universal, que la Matemática Moderna ejerce en las ciencias aplicadas, la tecnología, la economía, la organización de las industrias y los negocios, y muchísimos otros campos en que despliega sus actividades el hombre como miembro de la sociedad moderna.”


Abogó por el intercambio científico y cultural entre Panamá y los países más desarrollados, bajo la concepción de que mediante la relación cultural se hacen más estrechos los vínculos académicos. El Dr. Colamarco, impulsó en 1967, el Convenio de Cooperación Científico Cultural y Técnico entre la República de Panamá y la República de Francia. En el marco de este Convenio se estableció un Programa de Intercambio de material didáctico y profesores en las dos direcciones. La segunda etapa de cooperación se realizó mediante el envío de docentes de la Escuela de Matemática a realizar estudios de postgrado en diferentes países. Entre los herederos de su gestión, podemos mencionar al Dr. Rogelio Rosas, quien en 1970 obtiene el grado de Doctor en Matemática otorgado por la Universidad de Bologna, Italia.


A finales de los años 70, el Profesor Colamarco se acoge a la jubilación como catedrático de la Universidad de Panamá. Sin embargo, el impulso modernizador que le imprimió a las matemática fue perdurable. En el año de 1973 se aprobó el segundo plan de Licenciatura en Matemática, que se distinguió por la incorporación de cursos afines como Física, Estadística y Economía. En 1976, un grupo de entusiastas profesores de matemática, elaboran una serie de libros de texto de Matemática. En 1979, se crea la Maestría en Matemática, primer programa de maestría en la República de Panamá. En 1983, la Licenciatura en Matemática se estructura con las opciones de: Matemática Pura, Matemática Educativa y Matemática Aplicada.


Del Departamento de Matemática que visualizó y estructuró el Maestro Colamarco han nacido: el Departamento de Estadística, el Departamento de Ingeniería en Informática, el Centro de Investigación de Operaciones, el Centro de Investigación y Consultoría Estadística, la Maestría en Matemática y la Maestría en Estadística.
Él fundó la Escuela Italiana, hoy Instituto Enrico Fermi, de la cual fue Director por catorce años. Por todos estos aportes y otros muchos más que no hemos señalado en este escrito, el Gobierno panameño le otorgó la Orden Manuel José Hurtado, el Gobierno francés le concedió Las Palmas Académicas de Francia y la República de Italia lo condecoró con la Orden de Caballeros.


El Dr. Agustín Colamarco, quien produjo una revolución en la forma de aprender y concebir las matemáticas en Panamá, entregó su alma al creador el 1 de mayo de 2004, año del centenario. Él forma parte de esos prohombres de las ciencias panameñas que, junto a Guillermo Patterson, Alejandro Méndez Pereira, Manuel F. Zárate y Bernardo Lombardo, son fuente permanente de inspiración para las generaciones presentes y futuras.

drfloresup

David Acosta +

646f97af-2701-4e0a-861b-d18025263218.jpg

Quiero hacer un comentario sobre este periodista y maestro que luchó por la conquista que hoy todos disfrutamos, que honró nuestra profesión con sentido patriótico que siguió a sus maestros
como al bardo y poeta Gaspar Octavio Hernández que en su trabajo de grado y libro  dicto cátedra sobre el rechazo de Filós – Hines y el aporte del periodismo en Panamá.

Eso es hacer patria, no se equivoquen, la verdad y el bien común siguen siendo nuestras banderas. ¡Honor a David Acosta, maestro de periodismo por siempre!

Existen dos maneras de recordar la esclavitud

549821_201306232139580000001.jpg

La esclavitud puede ser recordada de dos maneras: la primera es la recreación de la parte vil e inhumana de la esclavitud…

La barbarie, alimentada por la codicia, que no reparó en nuestra condición humana, y nos arrancó, sin piedad, de nuestros sitios sagrados, de nuestros seres queridos, de nuestras rutinas en paz y armonía con la naturaleza, para convertirnos en mercancía… vendernos y comprarnos, sin recato ni remordimiento… valorándonos no por nuestros atributos como seres humanos, sino por nuestras propiedades físicas… como lo constituyó el código comercial de tachas Físicas y Morales, que servía para negociar el precio por nuestras vidas forzadas al trabajo. O como fue el sistema de crimen y castigo, que la colonia establecía, para garantizar a nuestros amos, nuestro control y productividad en la minas y plantaciones. De estos pasajes quedan los recuerdos tristes con sonidos de látigos, con mutilaciones de orejas, manos y pies, con enfermedades nuevas adquiridas por el hacinamiento, el trabajo sin tregua, y la humillación, humanamente inexplicable; cuyos efectos perduran hasta las generaciones actuales. Esos son los cuadros y sentimientos que conforman nuestros recuerdos como víctimas.

La segunda, o la otra manera de recordar la esclavitud, es la de la dignidad… la de la resistencia a tan oprobioso sistema de explotación y opresión.

Amparados en un profundo sentido de dignidad, fundamentado en la tradición ancestral, que confiere el hecho de ser paradójicamente la cuna de la civilización humana… los africanos esclavizados (incluyendo príncipes y reyes, sabios, filósofos y artesanos, músicos y poetas) prefirieron por miles, acabar con la humillación y su cautiverio lanzándose al mar, o recuperar su dignidad, ayunando hasta recibir con altivez el sueño eterno.

Y en tierra firme, nuestros antepasados hicieron del cimarronaje el método para edificar en los palenques, sus santuarios de libertad y de justicia… nacieron así los primeros luchadores de la dignidad como Bayano y Felipillo en Panamá, como Cudjoe en el Caribe y Zumbí en Brasil, como el General Concha y Otamendi en el Ecuador, como los maroons en Jamaica, los bush nigger en Surinam y los pueblos garífunas en el Caribe y Centroamérica.

Esta tradición de lucha y resistencia, naturalmente, coadyuvó a que imperara la razón relativa y se aboliera la esclavitud, sellando una nueva época de opresión sin cadenas, pero con grilletes económicos, sociales y culturales tan inhumanos como la experiencia de la esclavitud.

La resistencia encontró nuevos métodos y formas de lucha, que por varios siglos escribió páginas importantes de la presencia de África en América. Quedan como memorias de la dignidad que propició la esclavitud, la labor de personalidades como Nat Turner, Frederich Douglass, Marcos Garvey, Maceo, Toussaint Loverture, Luther King y Malcom X.

Pero la resistencia también resultó una fuerza de inspiración creativa en la música con el blues , el soul , el jazz , el son, el calipso, la samba y el reggae .

También hubo resistencia en la fuerza de la palabras de Nicolás Guillen, Edward Kamau Brathwaite, Jorge Artel, Miguel Barnet, Nelson Estupiñán Bass, Armando Fortune, Nicomedes Santa Cruz, Manuel Zapata Olivella, Quince Duncan, Earl Lovelace o Frantz Fanon. Importante igualmente han sido los mensajes en las voces de Bob Marley, James Brown, Mighty Sparrow, Beny Moré, Gilberto Gil y Pablo Milanés, para mencionar algunos.

Fue la resistencia la que nos convirtió en la primera raza global, al hacernos de idiomas, que no eran los nuestros originales, sino de nuestros amos, y con ello, recuperar nuestro talento y vocación de conocimiento, conquistando roles y posiciones vitales en el sistema económico, que hicieron florecer ciudades y pueblos, comunidades y naciones a lo largo y ancho de este continente.

Gracias a esa resistencia frente a la exclusión, hoy los países del continente y del mundo han podido contar con figuras negras destacadas en todos los ámbitos de la vida humana: las ciencias, la política, la medicina, la sociología, el derecho, el periodismo, la educación y los deportes, entre otros.

Gracias a la resistencia, América Latina es hoy una hermosa síntesis étnica y cultural, con la presencia indiscutible de América indígena, Europa y África.

Han sido estos esfuerzos generacionales y transnacionales de libertad de los pueblos africanos en todo el mundo los que han hecho a los hombres recapacitar sobre los errores cometidos haciendo un acto histórico de mea culpa, con la Declaración y el Plan de Acción de la Conferencia Mundial de Durban, contra la Discriminación, el Racismo, la Xenofobia y toda otra formas de intolerancia.

La aprobación escalonada de instrumentos de alcances y compromisos internacionales entre los estados han ido construyendo el camino para que las generaciones actuales y por venir finalmente después de 500 años, recuperen de una vez por todas su libertad, que no es más que el derecho que como ciudadano tienen para vivir en plena capacidad y posibilidad que le otorga su condición de seres humanos, hasta ahora imposibilitada por las huellas de la esclavitud.

El camino aún está lleno de escollos y dificultades, entrar en ella, asumir con conciencia parte de la responsabilidad y compromisos de seguir resistiendo, es la forma más loable de rendirle tributo a nuestros ancestros esclavizados y los que han continuado luchando hasta nuestros días, ya sea a título personal o como organizaciones, como han sido los ejemplos de ARENEP, UNNEP, APODAN, el Congreso de Cultura Negra de las Américas, el Congreso del Negro Panameño, la Asociación de Empleados de Plata (Zona del Canal), el Local 900 y 907, la Asociación Afropanameña, el Centro de Estudios Afropanameños, la Sociedad de Amigos del Museo Afroantillano, la Logia Justicia Elks, la Fundación Etnia Negra de Colón, el Foro Afropanameño, la Red de Mujeres Afropanameñas, la Coordinadora de Organizaciones Negras, el Consejo Nacional de la Etnia Negra, la Alianza Rastafari, la Iglesia Episcopal, el Observatorio Afropanameño George Prestley y la Fundación Bayano, entre otras.

Ha sido el compromiso y sacrificio de los miembros de estas organizaciones y otras personalidades afropanameñas dentro y fuera de nuestro país, principalmente los residentes en los Estados Unidos, lo que ha colocado las aspiraciones de justicia e igualdad del negro panameño en el sitio de importancia que ocupa hoy en la vida del país.

Nuestra resistencia continua, y habrá de intensificarse dentro de este Decenio Internacional de los Afrodescendientes para hacer de Panamá una verdadera nación intercultural. Las nuevas generaciones afropanameñas aglutinadas en la Red de Jóvenes Afropanameños ya se han ido empoderando en los sitios estratégicos que les corresponde ocupar, para hacer sostenible este proceso de resistencia generacional que no significa más que construir una patria sin discriminación.

Fuente: La Estrella de Panamá

Gerardo Maloney

Vencer o morir

183039_800x600_crop_56357b55d8efb.jpg

La nación panameña existe como una comunidad de intereses desde el siglo XVI, es la hija de un parto difícil, doloroso y traumático, la personalidad es sumativa y aluvional. Read more

Aristides y la Patria

Inmaculada-Encuentro-Bandas-Estudiantiles-Musicales_LPRIMA20151104_0102_32.jpg

Aristides Royo instaura la Medalla de Honor Guillermo Andreve, la cual se otorga anualmente, a los primeros puestos de los colegios secundarios del país tanto oficiales como particulares. Read more

scroll to top